18 ene. 2015

ROSCÓN DE REYES


Ya se que ya se han pasado las fechas para este dulce, pero le prometí a mi madre que haría uno y mas vale tarde que nunca. Ya hice uno el año pasado y no me quedó muy bien, con lo cual, tenía una asignatura pendiente. Lo he pensado mucho ya que se tarda bastante entre el trabajo que tiene y el levado, pero bueno, todo es ponerse, no??

Mirando recetas de roscones, vi que Silvia del Blog de Mi dulce tentación, había hecho uno del blog de Webos Fritos y me he decantado por este a ver que tal me salía. Y la verdad, que no es porque sea yo :-) pero no me ha salido nada mal.

Así que....vamos a por nuestra receta!!!



ROSCÓN DE REYES (TARDÍO :-) )



Ingredientes

Para el azúcar aromatizado:

  • 120 g. de azúcar glas
  • La piel de 1/2 limón
  • La piel de 1/2 naranja  (Intentar no coger la parte blanca de las pieles del limón y la naranja ya que amargarán)
Para la masa de arranque:
  • 70 g de leche entera
  • 10 g. de levadura fresca de panadería
  • Una cucharadita de azúcar 
  • 130 g. de harina de fuerza
Para la masa:
  • 60 g. de leche entera
  • 70 g. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 2 huevos medianos
  • 20 g. de levadura fresca de panadería
  • 25 g. de agua de azahar (mas o menos, si queréis poner más, va al gusto)
  • 450 g. de harina de fuerza
  • 1 pellizco de sal
  • Ralladura de 1/2 limón
  • Ralladura de 1/2 naranja
  • Los 120 g. de azúcar glas que ya hemos aromatizado con la piel de naranja y limón 
Para la decoración:
  • Huevo batido
  • Azúcar humedecido con unas gotas de agua de azahar
  • Frutas confitadas

Preparación:

Lo primero de todo, empezamos con la masa de arranque. Calentamos un poco la leche y deshacemos la levadura en ella. Después mezclamos el resto de ingredientes y formamos una bola.
Después cogemos un bol y lo llenamos con agua templada donde introduciremos la bola de masa que hemos preparado. Una vez que flote, la masa estará lista.

Continuamos con la masa principal
  1. Templamos la leche y deshacemos la levadura para que fermente.
  2. En un bol, tamizamos la levadura con la ayuda de un colador, tamiz... lo que tengáis a mano.
  3. Una vez tamizada la harina, añadimos los huevos, el azúcar, la mantequilla, una pizca de sal, el agua de azahar, las ralladura de limón y la naranja y la leche con la levadura disuelta que hemos preparado antes. 
  4. Mezclar todo. En este punto yo amasé con la Thermomix por los menos 15 minutos, si no tenéis ninguna amasadora, os toca hacerlo a mano, con lo cual tendréis que poner la masa en la mesa de trabajo previamente untada de aceite y con las manos también untadas de aceite y empezar a amasar. La masa estará lista cuando esté elástica. Una vez lista, formar una bola y dejarla en un bol que doble su tamaño (serán 5 horas como poco). Yo aquí hice como Silvia de Mi dulce tentación, lo metí en la nevera toda la noche hasta el día siguiente.
  5. Una vez que tenemos la masa que ha duplicado de volumen, podemos dividir la masa en dos para hacer dos roscones o dejarla sin dividir y nos saldrá un roscón más grande. Si decidimos hacer dos (como yo hice) formamos las dos bolas y las dejamos reposar otros 5 minutos.
  6. Lo siguiente que tenemos que hacer en darle forma al roscón. Para ello, introduciremos los dedos en el centro e iremos agrandando el agujero. Si vemos que la masa se retrae, es que la masa no está lo suficientemente relajada, con lo que tendremos que dejarla reposar otros 10 minutos, así la podremos manejar mejor. Cuando tengamos la forma hecha, cogeremos una bandeja de horno a la que podremos papel de hornear y la pondremos allí.
  7. Dejar reposar hasta que vuelva a doblar su volumen. Este levado tardará menos, unas dos horas.
  8. Pintaremos el roscón con huevo batido, con cuidado de no pincharlo. Lo adornaremos con frutas confitadas y azúcar humedecido con agua de azahar. 
  9. Pre calentaremos el horno a 200º, calor arriba y abajo.
  10. Hornearemos entre 15 y 18 minutos, en los 10 últimos minutos bajaremos la temperatura a 180ª. Si veis que se tuesta mucho y todavía falta para acabar el tiempo, cubrirlo con papel albal, eso evitara que se queme.
  11. Por último lo dejaremos que se enfríe sobre una rejilla. Y una vez frío.... a comer!!!! Aunque si queréis, lo podéis rellenar de lo que queráis, nata montada, trufa, crema pastelera...... De lo que se os ocurra!!!
De verdad que está muy bueno!!!!

Aquí me despido hasta mi siguiente receta!!! 

6 ene. 2015

MOUSE DE CHOCOLATE CON AMARETTO

Pensando y pensando cual iba a ser mi siguiente receta, me he decidido por una sencilla mouse de chocolate. Viendo hace poco unos de los mil programas de recetas navideñas que se han emitido en estas fechas, me gustó mucho una mouse que le vi a Jamie Oliver. La receta es similar a cualquiera que podáis haber visto, pero aquí el toque se lo da el Amaretto, que la verdad le da un gusto muy bueno.
Así que probarla y seguro que repetís!!

Empecemos!!!!


MOUSE DE CHOCOLATE CON AMARETTO


Ingredientes:
  • 300 g. de chocolate (70% de cacao mínimo)
  • 8 huevos grandes
  • 100 g. de azúcar
  • 300 ml. de nata
  • Amaretto
  • 2 cucharas de cacao en polvo, sin azúcar
  • Una pizca de sal

Preparación:


Lo primero de todo, troceamos el chocolate y lo ponemos en un bol con una pizca de sal. Esto lo ponemos sobre un cazo con agua hirviendo y lo vamos dejando que se vaya derritiendo, siempre con cuidado y removiendo. No ponerlo directamente encima del agua, simplemente con el vapor se derretirá sin dificultad. Una vez que el chocolate está totalmente derretido, retirarlo del fuego, yo aquí le añado un chorrito de Amaretto y lo dejamos templar un poco.

Por otro lado, separamos las yemas de las claras. Cogemos las yemas y la mitad del azúcar y lo batimos con las varillas de la batidora, es más rápido, si queréis lo podéis hacer a mano pero tardareis más, eso si, haréis brazos :-). Batimos hasta que el azúcar esté integrado y las yemas espumen, aclararán el color. 

Integrar el chocolate a la mezcla de las yemas y azúcar. Reservar.

En otro bol, ponemos la nata con el resto de azúcar y la semimontamos con las varillas de la batidora. No hace falta montarlas del todo, tiene que coger algo de volumen pero no es necesario que esté tan dura como la nata montada. Una vez semimontada, la vamos incorporando a la mezcla anterior con movimientos envolventes.

Cogemos en otro bol las claras y con las varillas las batimos a punto de nieve y las incorporamos a la mezcla anterior también con movimientos envolventes.

Una vez que tenemos la mezcla la ponemos en los recipientes donde vayamos a servir y la dejamos reposar en la nevera para que endurezca y coja cuerpo.

Lo mejor es hacerla de un día para otro, estará mucho mejor!!

Ya me contareis que os parece.









Bon Appetit!!!!!